Lunes, 20 Febrero 2017

  • ARROZ DIANA.jpg
Luis Eduardo Chamorro

Luis Eduardo Chamorro

Exsecretario, experto y consultor en temas educativos.
¿Cuál va a ser la situación del IDEAD de la Universidad del Tolima en desarrollo  de la reforma administrativa y académica que se propone?



Me preocupa la suerte que pueda correr el Instituto de Educación a Distancia , IDEAD, de la Universidad, como consecuencia de la reforma administrativa y académica que se está estudiando, bajo la orientación de la Universidad del Valle.
 
No encuentro motivo alguno para que en las denominadas mesas de y trabajo que se han integrado, se hayan puesto a circular ideas o propuestas en las cuales, en el fondo, se propone acabar con el Instituto de Educación a Distancia que ofrece la modalidad de Educación a Distancia en varios lugares del país y en la mayoría de los municipios tolimenses.
 
Son propuestas que por ahora se disfrazan utilizando conceptos supuestamente nuevos para acabar con el IDEAD. Una de esas propuestas la ha puesto a circular el representante de los profesores ante el Consejo Superior, Alexander Martínez Rivillas.
 
Propone la creación de 5 Escuelas que agruparían a las actuales facultades y programas académicos. Esas escuelas ofrecerían las dos modalidades, la educación presencial y a distancia.  Dicho de otra manera, la propuesta consiste en que los actuales programas académicos que ofrece el IDEAD, pasarían a hacer parte de los programas de la modalidad presencial en cada una de las facultades. Ni siquiera debiera ser objeto de estudio este tipo de propuestas que atentan contra la vida de una modalidad que tanto éxito ha tenido en la Universidad del Tolima.
 
Esa es una propuesta descabellada que amerita un debate nacional, propiciado por cada profesional egresado del IDEAD en cualquier parte del país y del Tolima. Soy una de las personas que haría parte de esa protesta. Porque no estoy de acuerdo en que el IDEAD desaparezca.
 
No puede ser que se piense en acabar con este instituto que en el año 2012 aportaba recursos propios en el presupuesto de la Universidad , equivalentes al 78 por ciento del total del presupuesto, en el rubro de inscripciones y matrículas de los 12.851 estudiantes matriculados en la modalidad a distancia, ese año. Matrícula que ese año equivalía al 60 por ciento del total  de la población estudiantil de la Universidad del Tolima.
 
Cinco años después, en el semestre A del año 2016, el IDEAD siguió aportando el 57 por ciento del total de ingresos de la Universidad por concepto de inscripciones y matrículas, esto a pesar de la disminución de los estudiantes matriculados a un 55.3 por ciento sobre el total de estudiantes de la Universidad.
 
En fin, no hay razón alguna para que alguien o unos pocos estén pensando en acabar con el IDEAD, aprovechando la reforma que está en marcha.
 
 
 
Hay dos noticias buenas para el sistema escolar en el Tolima. La primera es que la Universidad del Tolima, según el ranking mundial de las universidades, divulgada en enero pasado y  realizada por la organización Scimaniego, nos dice que entre las 289 universidades colombianas nuestra universidad ocupa el puesto 17, superando a todas las universidades de los departamentos vecinos y de varias universidades de prestigio. La Universidad del Tolima ocupa el puesto 17 entre la universidades colombianas y el puesto 2.981 entre las universidades de todo el mundo. Este ranking ,en Colombia lo encabeza la Universidad de los Andes.
 
La segunda noticia buena es que la nación ha destinado la gran cifra de 607 mil 104 millones de pesos para el funcionamiento del sistema escolar de educación básica y media en el Tolima , en el año 2017. De ese total 424 mil 968 millones de pesos le corresponden al departamento para el gasto educativo en los 46 municipios no certificados y 182 mil 136 millones le corresponden a  Ibagué.
 
La noticia que se relaciona con salud tiene varios datos. Uno de esos datos es el resultado de la encuesta Pulso País divulgada en el curso de la presente semana, que coloca a la salud como la primera prioridad entre los problemas que el nuevo presidente debe atender en el país, lo cual indica que la salud es el problema más grave en el país, en el momento.
 
En el Tolima, en cuanto a salud, tenemos el problema de la grave crisis financiera que afecta el funcionamiento del Hospital Federico Lleras de Ibagué. Se trata de una crisis que ha movilizado al gobernador  Oscar Barreto y al representante a la Cámara Miguel Angel Barreto, actual candidato al senado. Se han propiciado reuniones con el Ministro de Salud y el Superintendente para solicitar que se prorrogue, por lo menos por 18 meses más, la intervención administrativa que se ejerce sobre el hospital Federico Lleras desde hace ya más de dos años. Es la propuesta del gobernador Barreto, que debe ser adoptada o rechazada en los próximos días.
 
La crisis financiera del hospital Federico Lleras se resume en cifras como las siguientes: Los ingresos mensuales del hospital son en promedio de 6 .500 millones de pesos, frente a gastos, también mensuales, de 9.000 millones de pesos. Las pérdidas operativas se calculan en 37.000 millones de pesos a la fecha; las demandas judiciales que afronta el hospital van en 114.000 millones;  las cuentas por pagar a proveedores llegan  a la cifra de 85.000 millones de pesos; las EPS le adeudan al hospital 145.000 millones de pesos.
 
Son cifras mayores que reflejan una situación más grave que la existente  en la Universidad del Tolima en estos mismos tiempos. De modo pues que seguiremos atentos a lo que hagan los dos Barreto, Oscar como gobernador y Miguel Angel como parlamentario.
 
Cada entidad territorial tiene como guía para la actuación de sus mandatarios, el Plan de Desarrollo para el cuatrienio 2016-2019 que le haya sido aprobado por los concejos municipales en el caso de cada uno de los 47 municipios del Tolima o el Plan Desarrollo Departamental que haya aprobado la Asamblea para la gobernación. Estos planes ya pasaron su primer año de ejecución y en cada uno de ellos hay un componente específico de programas para el sector educativo.
 
Pero en la ejecución de programas y proyectos para el desarrollo educativo en el año 2017 , cada directivo de la educación puede optar por realizar un ejercicio de racionalidad técnica, elaborar un Plan Operativo Anual como lo establece la ley del plan,  establecer  metas e indicadores de gestión y apuntarle a sostener la marcha inercial de lo que se ha venido ejecutando tradicionalmente , quizás intentar mejorar lo que se ha visto realizando.
 
No es la actitud deseable porque lo pertinente es buscar la transformación y el cambio de cuanto se ha venido haciendo en el sistema escolar y para ello es necesario  innovar en la gestión de las instituciones escolares.
 
¿Qué se espera para el año 2017? Se puede hacer un listado de posibles hechos y escenarios del futuro inmediato, así:
 
1.-Menos recursos financieros: Habrá restricciones financieras para la ejecución de los programas y proyectos educativos nacionales. El desarrollo del programa de jornada única ya no tendrá los recursos abundantes  que se anunciaron con tanto alborozo en el año 2015 y 2016.  En Ibagué,  la jornada única no tendrá la cobertura programada inicialmente,  pero, de todas maneras, el gobierno nacional hará aportes significativos en infraestructura escolar en dimensiones que serán significativas de todas maneras. En el presupuesto nacional para el año 2017, se incluyeron 379 mil millones de pesos  adicionales para alimentación escolar y créditos del ICETEX en todo el país. Quedamos a la espera del reporte de las transferencias que hará la nación, en el curso de la próxima semana.
 
2.-Disminución de la matrícula: Los datos iniciales sobre matrícula escolar en el año 2017, dan indicios de que la tendencia hacia la  disminución del total de estudiantes en las aulas, seguirá como en los años inmediatamente anteriores. De ahí que resulte oportuna la campaña “Vamos juntos a la escuela” que ha puesto en marcha la Secretaría de Educación departamental para evitar la ausencia de estudiantes en las aulas.
 
Padres de familia y estudiantes han perdido el interés por la educación debido a varios factores, entre ellos la poca pertinencia educativa. No se enseña en las aulas lo que gusta y necesitan  los estudiantes y padres de familia; el ambiente físico y emocional de las instituciones educativas es poco propicio para el aprendizaje y la enseñanza; a pesar de la gratuidad educativa siguen vigentes los costos directos que los padres de familia deben  asumir en vestuario, transporte, útiles escolares y alimentación de los infantes y adolescentes.
 
3. Baja cobertura en educación preescolar y superior-universitaria. A pesar de los esfuerzos financieros del Estado, el déficit de cobertura en el nivel educativo de la primera infancia y de la educación superior, sigue vigente aunque hay progresos paulatinos en el acceso . El Estado no tiene garantizada la financiación requerida y estable para la educación preescolar en los grados de prejardín y jardín para infantes de 3 y 4 años de edad. Escasamente se garantiza la financiación estable y requerida  del grado de transición o grado obligatorio;  los grados iniciales  están supeditados al crecimiento del Producto Interno Anual del país más allá del 4 por ciento, crecimiento que está en descenso en los últimos años.
 
4.-Recuperación financiera de la Universidad del Tolima: Se espera que la Universidad del Tolima logre salir paulatinamente de su déficit de caja, con decisiones que ya han causado rechazos porque implica recortes de personal administrativo. El clima institucional de la Universidad no es el apropiado para su funcionamiento debido a la  rivalidad y enfrentamientos tácitos y expresos en el personal.
 
Se espera que la cobertura crezca y a ello contribuye la financiación de matrícula que ha ofrecido el gobierno departamental para cerca de dos mil quinientos estudiantes nuevos.
 
5.-Acreditación de alta calidad de la Universidad de Ibagué. Se espera que en el año 2017, la Universidad de Ibagué logre la acreditación institucional de alta calidad. Ya la mayoría de sus programas académicos han logrado esta distinción.
 
6. Mejoras en el desempeño académico de las instituciones educativas: Si nos atenemos a las tendencias, se espera que las instituciones educativas oficiales y los colegios privados sigan progresando en el desempeño académico de sus estudiantes, evaluado a través del índice Sintético de Calidad, ISCE, y de los resultados y clasificaciones de las pruebas SABER. Ibagué seguirá teniendo resultados por encima de los promedios nacionales pero se sostendrá la brecha entre colegios privados e instituciones educativas oficiales y entre las instituciones escolares ubicadas en las zonas rurales y las urbanas, como manifestaciones de inequidad educativa.
 
7.-¿Transformación curricular? Existe autonomía institucional para crear currículo pertinente en cada institución escolar, sin embargo, no todos los docentes tienen la formación básica para establecer de común acuerdo con los estudiantes, qué enseñar, cómo enseñar y aprender, cómo evaluar los aprendizajes.
 
Están en marcha muchas iniciativas sobre el mejoramiento de la calidad de los aprendizajes de los estudiantes. Se plantea, por ejemplo, la necesidad de ofrecer medidas apropiadas para consolidar estas iniciativas de la calidad de los aprendizajes de los estudiantes. Se plantea, por ejemplo educación socioemocional y para la construcción de ciudadanía y convivencia, es decir, que la oferta de formación de infantes y adolescentes esté dirigida a su formación humana, principalmente. Hay suficientes discursos teóricos al respecto pero no abundan las prácticas pedagógicas apropiadas para consolidar estas iniciativas.
 
¿Será posible poner en marcha decisiones innovadoras en el año 2017? Por ejemplo pensar en intervenciones dirigidas a la disminución de la reprobación y la repitencia escolar, fenómenos que son dañinos en los procesos de formación de los estudiantes. ¿Será posible eliminar o disminuir las tareas que los estudiantes realizan en sus casas?
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 
La Secretaría de Educación de Ibagué nos ha informado oficialmente que hasta el martes 17 de enero, el total de estudiantes matriculados en las instituciones educativas oficiales había llegado a la cifra de 67.743. Es una cifra que nos dice sobre varios hechos en la marcha del sistema escolar cuando ya han comenzado labores escolares del año 2017.
 
Un primer mensaje es que en Ibagué, al igual que en la mayoría de los municipios del Tolima, la población estudiantil seguirá disminuyendo. Que ese decrecimiento será mayor en Ibagué que en los 46 municipios no certificados donde la educación está a cargo de la gobernación. Porque en esos 46 municipios, tal disminución equivale al 18 por ciento,  frente a un 20 por ciento en la capital tolimense, al comparar las cifras del 2016 con las del 2017.
 
Si la matrícula al comenzar el presente año escolar es de 67.743 estudiantes en la educación básica y media oficial, quiere decir que faltan 14.140 estudiantes matriculados para alcanzar la cifra del año 2016, inmediatamente anterior.
 
¿Dónde están esos 14.140 estudiantes del 2016? ¿Por qué no se matricularon y se convirtieron en ausentistas del sistema escolar?
 
Agreguemos otra cifra. Según el crecimiento de la población calculado por el DANE para el año 2016, eran 21.905 los infantes y adolescentes en edad escolar, es decir, entre 5 y 16 años que debieran estar estudiando y que están fuera de las aulas como ausentistas del sistema escolar. Cifra que se incrementa con los 14.140 que estando matriculados en el año 2016, no lo hicieron en el presente año 2017.
 
¿Por qué no todos los infantes y adolescentes en edad escolar no sienten interés en el ingreso a los establecimientos educativos en Ibagué? ¿Por qué sigue disminuyendo la matrícula siendo que hay gratuidad educativa?
 
Desde luego que hay múltiples razones. Una de ellas que la población en edad escolar está disminuyendo paulatinamente. Otra es que padres de familia y estudiantes ven poco útil lo que se les enseña en las aulas. También puede ser que el ambiente de clima escolar no es el apropiado o que a los estudiantes no les gusta como los docentes les enseñan.
 
En fin, quedan muchos interrogantes por resolver en cuanto a este tema.



 
La  Dirección de  Cobertura Escolar de la Secretaría Departamental de Educación del Tolima ha establecido su propio ranking sobre la evolución de la matrícula de los estudiantes en los 46 municipios no certificados.  Ya se han expedido dos boletines hasta la fecha, con datos que permiten saber qué tantos estudiantes se han matriculado en cada institución educativa y en cada municipio, desde le mes de septiembre del año 2016 hasta el 17 de enero del presente año. 

Hay 4 municipios donde la matrícula manifiesta un estado crítico porque no se ha llegado a la matrícula esperada, al compararla con la del año pasado. Esos municipios son en su orden, Suárez, donde habría un faltante equivalente al 72 por ciento con relación a la matrícula del año 2016. Eso es grave, porque es una manifestación  del poco interés de padres de familia por la educación, en este municipio de clima cálido y de fácil acceso de los estudiantes a las aulas. En un segundo lugar entre los municipios con matrícula baja, es Falan, al norte del departamento. Allí el faltante equivale al 42.2 por ciento. En el  tercer lugar está el municipio de San Antonio, en el sur, donde el faltante equivale al 30.3 por ciento y el cuarto municipio en esta situación es Anzoátegui donde el faltante  de estudiantes matriculados en este comienzo del año escolar es del 15.4 por ciento.
 
Hasta la fecha, según el reporte elaborado por Lila María Camelo Romero de la Dirección de Cobertura de la Secretaría de Educación del Tolima, en los 46 municipios no certificados, es decir se excluye Ibagué, faltan 29.380 estudiantes matriculados  para alcanzar la matrícula total en el sector oficial del año 2016. Esa cifra implica un faltante o decrecimiento de la matrícula de un 18.5 por ciento hasta el día miércoles anterior.  Porque la matrícula total llega a la cifra de 129.721 y era de 159.101 en el año 2017 en las instituciones educativas oficiales.
 
Se advierte, desde luego, que las matrículas permanecen abiertas y la Secretaría de Educación Departamental ha puesto en marcha el programa “Vamos juntos a la escuela”, dirigido a llevar a las aulas a infantes y adolescente que aún no se han matriculado.




 
En estos últimos días del año, destacados tolimenses han sido noticia por su producción intelectual. El escritor Carlos Orlando Pardo Rodríguez recibió el premio de la Alcaldía de Ibagué por la vida y obra dedicada a la producción literaria, a la investigación histórica y como gestor cultural durante más de 50 años.

El autor de la vacuna contra la malaria, Manuel Elkin Patarroyo y, el parasitólogo Gustavo Adolfo Vallejo, este último docente de la Universidad del Tolima, entre 76 científicos, fueron proclamados investigadores eméritos de por vida, distinción hecha por Colciencias, por sus aportes científicos de alto impacto para la humanidad.

A esta lista se suma el exgobernador e integrante de la Misión de Ciencia Tecnología e Investigación (uno de los siete sabios), Eduardo Aldana Valdés quien recibió el miércoles anterior la medalla de oro que otorga la Universidad de Los Andes a sus egresados y docentes destacados.

Son emocionantes los triunfos de nuestros tolimenses en estas actividades relacionadas con la investigación científica, que los hace merecedores del reconocimiento por toda una vida dedicada al aporte desde su producción, que con certeza dignifica nuestro terruño.
El escritor tolimense Carlos Orlando Pardo cuenta con 52 libros de su autoría, de los cuales 12 son de producción literaria en los géneros de cuento y novela. Es una extensa producción a la cual se agregan sus actividades como editor y gerente de Pijao Editores con 600 títulos publicados y un tiraje aproximado a dos millones de ejemplares.

Estos nombres que motivan esta columna, se descantan por su capacidad intelectual, sencillez y modestia que los convierte en ejemplo para las nuevas generaciones en la necesidad de avanzar en conocimientos científicos y tecnológicos que nos saquen del estado actual de productores y exportadores de materias primas, con poco valor agregado, como si estuviéramos en la primera ola de la cual habló Alvin Toffler.

Nuestra fortaleza económica todavía está en la producción agrícola y poco en la producción industrial. Avanzamos tímidamente hacia lo que Toffler llamó La tercera ola, refiriéndose a los grandes avances en las Tecnologías de la información y la comunicación. Sin embargo, paulatinamente aumenta el número de computadores en todos los ámbitos y no siempre éstos están conectados a la red.
Quisiera seguir celebrando reconocimientos como estos, porque los tolimenses tenemos derecho a ser identificados por la grandeza de nuestra gente.

Finalmente, en nombre de mi esposo Luis Eduardo Chamorro Rodríguez, mis hijos Jonathan Iván y Libia María del Mar Mejía Rojas y en mi nombre, deseamos que todas las familias tengan una Navidad muy feliz, con mucho amor en su corazón y un Año Nuevo de grandes satisfacciones, que se caracterice por la lealtad, respeto y mucha unidad familiar.


Por: Indira Orfa Tatiana Rojas Oviedo.



 
 
Suministrada por: Luis Eduardo Chamorro 
Según datos del ICFES y cálculos de Asesorías Académicas Milton Ochoa de Bogotá, el colegio privado San Bonifacio de Las Lanzas de Ibagué, sigue siendo el establecimiento educativo del Tolima con el mejor promedio ponderado en sus cinco áreas evaluadas por el ICFES en las pruebas Saber 11. En el presente año 2016 ocupó el décimo puesto entre 11.883 establecimientos educativos oficiales y privados del país, con 28 estudiantes que presentaron las pruebas y lograron  un promedio de 74.08. Tuvo un ascenso con relación al año 2015 cuando ocupó el puesto 22 en el país.
 
En cuanto  a las instituciones educativas oficiales, Santa Teresa de Jesús de Ibagué , en el presente año ocupó el puesto 604 entre 8.431 del país y el primer lugar en el Tolima en este grupo, con 136 estudiantes evaluados y un promedio de 62.20. Ocupa el puesto octavo en el Tolima, si se tiene en cuenta a los colegios privados.
 
El municipio de Ibagué, entre mil 108 municipios colombianos ocupa el puesto 166 con base en los resultados de los 157 establecimientos educativos y los  7.852 estudiantes de grado once que presentaron la prueba en el año 2016 con un  promedio de 53.00. En el año inmediatamente anterior 2015 ,  ocupó un mejor puesto,  el 147 con un promedio inferior al del presente año.  En el 2015, fue el municipio de Herveo  el mejor en estos promedios.
 
En cuanto al departamento del Tolima, en el presente año ocupa el puesto 17   frente al puesto 16 del 2015, entre los 32 departamentos colombianos.  En el año 2016 participaron en las pruebas 474 establecimientos educativos oficiales y privados en el Tolima, con 17.700 estudiantes evaluados.
 
Las distancia o brecha entre los resultados de colegios privados y las instituciones educativas oficiales, sigue siendo favorable a los colegios privados. Entre los 20 mejores promedios, sólo cuatro  establecimientos educativos oficiales integran este grupo: Santa Teresa de Jesús de Ibagué, Gimnasio Militar Luis Felipe Pinto de Melgar, Liceo Nacional de Ibagué y Santa Ana de Mariquita.

 
LOS 20 MEJORES PROMEDIOS SABER 11

 
El colegio San Bonifacio de las Lanzas es el único que se ubica entre los 50 mejores de Colombia, en el puesto 10, según los promedios ponderados que se calculan teniendo en cuenta los promedios alcanzados por los estudiantes en las pruebas de Lectura Crítica, Matemáticas, Sociales, Ciencias Naturales e Inglés y la correspondiente desviación estándar. Su mejor promedio lo logran los 28 estudiantes evaluados en Inglés y se ubica entre los 10 mejores promedios nacionales en Ciencias Naturales y Ciencias Sociales.
 
En el departamento del Tolima le siguen en la clasificación, el Colegio Inglés también de Ibagué, que ocupa el puesto 53 en el país con ascenso con respecto al año  2015 cuando ocupó el puesto 76.
 
Sigue en el tercer lugar el colegio privado Gimnasio Campestre, también de Ibagué y en el cuarto lugar el colegio Champagnat ubicado en el puesto 385 en el país, siendo que en el año 2015 había ocupado el puesto 272. Pero es el colegio con mayor número de estudiantes evaluados entre los 7 primeros lugares en el Tolima, con 113 estudiantes y un promedio de 63.85.
 
En el quinto lugar  de este ranking está el colegio Santa Teresa del Niño Jesús de Chaparral;  sexto el colegio Samanes de Ibagué; séptimo el Gimnasio Los Robles de Ibagué. En los puestos octavo y noveno están  dos instituciones educativas oficiales, Santa Teresa de Jesús  de Ibagué con 136 estudiantes evaluados y un promedio de 62.20 y el Gimnasio Militar Luis Felipe Pinto del municipio de Melgar.
 
Siguen, en su orden , La Presentación, Corporación Educativa del Norte, Liceo Nacional , tarde (Oficial), Francisco Jiménez de Cisneros, Comfenalco, María Inmaculada, Campestre del municipio de Melgar, Liceo Santo Domingo Savio del Espinal, San Isidro Labrador , Santa Ana de Mariquita (oficial)  y el colegio Eucarístico de Ibagué.

 
LOS ESTABLECIMIENTOS EDUCATIVOS REZAGADOS

 
 Si tenemos en cuenta los resultados de las pruebas estandarizadas SABER 11 del año 2016, el municipio más rezagado es Coyaima donde fueron evaluados 338 estudian tes de 9 instituciones educativas oficiales. Es el último municipio entre los 47 del departamento, según estos resultados de evaluación del rendimiento académico de los estudiantes que se gradúan de bachilleres en diciembre.
 
Al dar una mirada sobre los  459 planteles educativos del Tolima, en los cinco últimos lugares están la jornada sabatina y dominical para jóvenes y adultos San Luis Gonzaga del municipio de Espinal; la institución educativa Mariano Sánchez Andrade, jornada tarde, también del Espinal; la jornada sabatina y dominical privada Servicio de Educación de Adultos de Natagaima; la institución educativa Coyarcó de Coyaima y la jornada sabatina de San Agustín en Cunday, ésta  en el último lugar, puesto 459. La diferencia entre el  promedio del mejor promedio, el del  colegio  San Bonifacio de Las Lanzas y el último es de 37.93 puntos porcentuales.

 
IBAGUÉ, SIGUE SIENDO EL MEJOR.
 

El municipio de Ibagué ocupa el primer lugar entre los 47 municipios del departamento, al tener en cuenta los promedios ponderados de los 157 planteles educativos y los 7.852 estudiantes evaluados en el año 2016.
 
Entre los diez primeros municipios, en su orden siguen : Honda, Villahermosa, Mariquita,Venadillo, Santa Isabel, Fresno, Casabianca, Palocabildo y El Espinal.
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 



 
¿Qué hacer para mejorar la calidad educativa? Es uno de los interrogantes que los directivos de la educación y los docentes deber tener en su cabeza al comenzar un año escolar o al final del mismo. Bien se trate de las Secretarías de Educación o de cada una de las instituciones educativas oficiales  y colegios privados.
 
Nos hemos acostumbrado a evaluar la calidad educativa según los resultados de las pruebas estandarizadas SABER que realiza el ICFES todos los años. Porque , tácita o expresamente, desarrollamos en Colombia un modelo de gestión de la calidad que se fundamenta en la eficacia escolar y en el concepto del control.
 
Cuanto se hace en el sistema escolar es objeto de evaluación, abundan las evaluaciones, todo se quiere medir, cuantificar y categorizar. Pareciera que interesa más evaluar  y bajo esta concepción poca atención se le da a lo que se enseña o como se enseña en las aulas de los establecimientos educativos. En el fondo estamos guiados por la teoría positivista o pospositivista en que sólo es verdadero lo que es susceptible de probar y medir a través de la cuantificación.
 
Comparto con el español Miguel Ángel Santos Guerra, autor de 66 libros sobre temas educativos hacia el año 2014,  quien plantea : “En las escuelas se evalúa mucho y se cambia poco. Luego, algo falla. Porque si la evaluación  sirviese para aprender , evitaría la repetición de errores y favorecería la mejora de la práctica. Si sólo sirve para medir, clasificar, seleccionar…repetiremos de forma inexorable los fallos” (2002).
 
Si las prácticas evaluativas y curriculares en general, tienen estas características, nos estamos guiando por un interés técnico (Recordar al filósofo alemán Habermas) de búsqueda de la eficacia (Movimiento de la Eficacia Escolar) y en consecuencia sólo nos interesan los resultados o productos de los procesos de formación de los estudiantes y docentes, olvidando los procesos de humanización tan requeridos para transformar las formas de ser y de sentir de nuestros estudiantes.
 
¿Qué modelo seguir? ¿Qué concepciones sobre calidad educativa son las apropiadas, entonces?
 
LOS FACTORES DE LA CALIDAD EDUCATIVA
 
Abundan las definiciones de calidad educativa y en consecuencia son muchos los factores a los cuales se le atribuye la calidad educativa. Lo cual crea múltiples dilemas y  conflictos.
 
Si nos guiamos por los estudios sobre factores asociados a la calidad educativa y tenemos como referencia a autores como Braslavsky (2009)Hilman-Mortimore (1998),el Movimiento de Eficacia Escolar , Icontec iso 9000, Merani (2005)Giné (2002) y Brunner-Elacqua(2005), es factible elaborar un decálogo de factores de la calidad educativa a tener en cuenta en los entes territoriales y en cada establecimiento educativo, interesado en mejorar o transformar la calidad educativa (Chamorro,2014, Observatorio de la Calidad Educativa de Ibagué).
 
1.-La calidad de los docentes. Se requieren docentes con formación profesional en pedagogía y didáctica que sepan qué enseñar y cómo enseñar, ojalá con título de posgrado, con experiencia en su desempeño como docentes. “Invertir en mejores profesores puede generar más impacto”, dice el ICFES en el estudio sobre factores asociados de las pruebas SABER del 2009(2010,p.41).
 
2.-Las características de la institución escolar. Un Proyecto Educativo Institucional en ejecución permanente. Las investigaciones educativas dicen que establecimientos educativos donde los directivos centran su actuación hacia lo pedagógico y curricular, tienen mayor éxito. “El aporte bruto de la institución educativa  a los resultados de los estudiantes en las pruebas se sitúa entre el 34 por ciento en lenguaje de noveno grado y el 46 por ciento en Matemáticas del mismo grado (ICFES, 2011). El Ministerio de Educación establece que son 17 las características básicas que debe tener una institución escolar de calidad.
 
3. La calidad del currículo y su pertinencia. .”Que lo que se enseñe responda al interés de formación de los estudiantes, padres de familia y la sociedad en general. Que ellos encuentren utilidad en lo que se enseña, que los currículos trasciendan la formación técnica e incorporen la formación para la democracia y las artes. Los contenidos y actividades curriculares deben ser negociados con los estudiantes” (Chamorro, 2012).
 
4.El Clima Escolar y el Clima de Aula. Que en las instituciones escolares en general y en las aulas, predomine un clima positivo para el aprendizaje (Climas nutritivos, según Aron y Milicit). Se requiere un clima de convivencia donde los estudiantes y docentes se sientan agradados y felices porque gozan de las buenas relaciones interpersonales. “El clima escolar explica el 13 por ciento de las variaciones en los puntajes de los alumnos”, concluye el estudio sobre factores asociados  a los resultados de las pruebas PISA 2009 (ICFES, 2010).
 
5. Recursos educativos o didácticos. La disponibilidad de textos escolares y biblioteca, tiene incidencia positiva en las evaluaciones del rendimiento académico. También tiene incidencia positiva una buena infraestructura escolar, laboratorios y salas de sistemas conectadas a internet.
 
6. Calidad de la Gestión directiva. Directivos con formación requerida para su desempeño en la gestión escolar, que ejercen liderazgo sobre lo pedagógico y curricular. Del estilo de liderazgo de los directivos depende, en gran parte, el clima escolar y de aula.
 
7.-Evaluación permanente. La evaluación no sólo debe ser sobre el rendimiento académico de los estudiantes. También se debe evaluar a los docentes, al currículo, los planes y programas.
 
8.-La participación de los padres. Incide positivamente en el logro de mejores promedios en las pruebas estandarizadas. Padres que acompañan y participan en los procesos de formación de los estudiantes, “pueden aumentar  en un 21.11 por ciento los puntajes en Lenguaje y de  14.98 por  ciento en Matemáticas” (UNESCO_SERCE, 2008, p.36).
 
9.-La calidad de las estrategias de enseñanza. Los estudiantes manifiestan mayor interés por los aprendizajes si tienen docentes que saben enseñar, es decir , que aplican estrategias de enseñanza agradables, placenteras y apropiadas al objeto de estudio.
 
10. Las características de los estudiantes.  Un estudio del Banco Mundial, basado en 25 investigaciones educativas realizadas en Colombia, ubica en primer lugar entre los factores que tienen incidencia positiva sobre la calidad, las características de los estudiantes, que incluyen las características socioeconómicas y el nivel educativo de los padres. Un estudiante que provengan de padres con alto nivel educativo y situaciones económicas que les permitan el acceso a medios de formación, acceso a internet, disponibilidad de libros en su hogar, tendrá mejor desempeño académico.
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  1. Más Leídas
  2. Últimas
  3. Destacadas